En el país del caballo,
el poni es rey.